Posteado por: smerino | abril 30, 2008

Otro artículo sobre el IFRS

SE REVOLUCIONA LA CONTABILIDAD CHILENA[1]

A partir del 01 de Enero de 2009

Con el objeto de cumplir con las directrices del Proyecto de Convergencia, o de unidad mundial para homogeneizar la valoración contable, el Colegio de Contadores de Chile se encuentra preparando nuevas normas que serán obligatorias para las sociedades anónimas del país.

A partir de enero del año 2009, Chile integrará una verdadera revolución contable internacional, que ya entró en vigencia en el 2005 en Europa, y que se será obligatoria para aquellas organizaciones que comprometen la fe publica, es decir, todas las sociedades anónimas nacionales.

Resumen

Todas las sociedades anónimas del país se verán obligadas a regirse por la nueva normativa que establece el IFRS, es decir el Internacional Financial Reporting Standards, un conjunto de reglas contables que reemplaza la valorización histórica por el valor justo y el balance económico. Las notas adquieren una importancia clave en la transparencia de la información transmitida, que revele a la competencia hasta los detalles más insospechados del funcionamiento de las empresas. También, entre otras novedades, otorga responsabilidades legales a los auditores ante los fraudes, algo que hasta la fecha no ocurría en el país.

Se trata de una iniciativa que surgió en el mundo desarrollado, producto de la globalización, que busca homologar la valorización contable y la presentación de los estados financieros de todas las empresas, de modo que todos “hablen un lenguaje similar”. Lidera el proyecto un organismo inglés, con sede en Londres, conocido como el Internacional Accounting Standard Board, financiado por los principales gobiernos del planeta, apoyado por los Bancos Centrales más grandes del mundo y las principales escuelas de economía, finanzas y contabilidad, que al año aportan 12 millones de euros, una cantidad estimada como suficiente para integrar a todas las naciones en una iniciativa mundial, que entrega normas uniformes para todos, conocida como Convergencia, que operará de manera simultánea en el 2009.

El cambio será tan profundo en Chile y en el mundo que se superará un estilo de contabilidad de larga data, cuyo origen se encuentra en el medioevo, en Italia, en la tradicional partida doble, que establecía una información contable de base histórica, donde todo debía comprobarse con documentos que ofrecieran gran confiabilidad, como las facturas. El nuevo sistema, denominado International Financial Reporting Standards, FRS, implantará un esquema de “valor justo” y balance económico.

Este sistema, que pronto regirá a nivel mundial, no es sólo un tema contable, sino que implica normas que obligan a proporcionar antecedentes que muchos países evitaban ofrecer anteriormente, porque no era de su conveniencia.

“Estas disposiciones exigirán ofrecer datos que las empresas chilenas no están acostumbradas a dar’, señala Cristóbal Pettersen, director técnico del Colegio de Contadores, organismo que encabeza este Proyecto de Convergencia en Chile, gracias al financiamiento de un 50 por ciento entregado por el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, según un proyecto del Banco Mundial y sobre la base de varias comisiones. “La información se difunde en los estados financieros de dos formas: dentro del cuerpo del balance y en las notas explicativas. El sistema considera estas notas tan válidas como el resto de los antecedentes. Uno de los cambios importantes son, precisamente, las notas de segmentos, que serán tan estrictas, que nadie podrá pretender no comprender lo que se está pidiendo. Si las empresas las redactan inadecuadamente, podrían ser descalificadas para postular a cualquier proyecto, captar accionistas, solicitar créditos, etc. De esta forma, una nota mal redactada no podrá competir con empresas de otras partes del mundo que sí cumplieron. Ahora esto será leonino, porque dichas notas indicarán a la competencia aspectos inéditos hasta ahora, ocultos y reservados de las empresas, como las áreas de donde sale el dinero; habrá que definir el motivo de por qué se estructuró de esa manera y no de otra, lo cual implica informar sobre estrategia. Es algo que no es voluntario, es una información que te obliga, que te ‘encajona’, para dar a conocer las utilidades, el producto de la venta, los costos, los gastos financieros con una transparencia impresionante”.

Cristóbal Pettersen se vio obligado a regresar de su jubilación para hacerse cargo del Proyecto de Convergencia chileno, porque es posiblemente una de las personas más calificadas para hacerlo; no en vano, en 1970 asumió la tarea de organizar y normar todos principios de contabilidad chilenos, basándose en la reglamentación norteamericana, que en esos años y todavía es una de las más adelantadas y acuciosas del mundo.

El nuevo sistema, no es sólo un tema contable, sino que implica normas que obligan a proporcionar antecedentes que muchos países evitan ofrecer porque no les convenía.
“Todo lo que hice en ese período no servirá de nada a contar del 2009, irá directo al tarro de la basura, porque el país tendrá que asimilarse al sistema internacional”, incluso desaparecerá la denominada “corrección monetaria”, de la cual fue directo autor en 1974, creada en vista de la inflación galopante que existió en la década de los 70. “El concepto nació aquí”, dice mostrando la enorme mesa de reuniones que existe en uno de los salones del Palacio Astorica, el monumento nacional de calle Dieciocho, donde funciona la sede del Colegio de Contadores. Las nuevas normas transformarán la idea de corrección monetaria —que tuvo tanto éxito en su momento que en breve hasta el propio Servicio de Impuestos Internos, SII, lo adaptó— en “valor actual”, es decir cuánto vale el producto hoy en el mercado.

La Ley 13.011 de 1957 le entregó plena potestad al Colegio de Contadores para ser el único organismo encargado de emitir las normas financieras que el país necesita, y por ley todas las superintendencias, la de Valores y la de Bancos, delegan en la asociación gremial la tarea, pero siempre en coordinación con ellas, porque la labor del Colegio es supervisada de cerca por estas instituciones. Es por eso que una vez que se llega a consenso sobre la normativa internacional, ésta es despachada a las empresas, que se verán obligadas a asumirlas, las que las devuelven con observaciones en caso de existir la necesidad de formularlas. Son miles de páginas de instrucciones dirigidas sólo a las empresas grandes, que comprometen la fe pública, que tienen que reportar a las superintendencias. Las pymes y microempresas quedan fuera de la obligación y sólo les bastará cumplir con las normas propias del balance tributario, que tiene otras bases de confección, valoración, normas de Impuestos Internos, y cuyo único objetivo es determinar la renta imponible para pagar tributos.

Pero no sólo eso. Tal como lo informa Sergio Mercado, gerente Técnico de la Comisión de Auditoría: Como cumplen un rol social, los distintos agentes del mercado están preocupados de conocer la opinión de los auditores, porque en cierta forma son los certificadores de la contabilidad y le dan al mundo económico, bancos y distintos entes, su opinión respecto de cómo lo ha hecho la empresa; de ahí la importancia de la labor que estamos llevando a cabo’. Dentro de ella figura la normativa respecto del fraude, ya que en Chile no existe una disposición, que le indique al auditor qué hacer cuando se detecta una situación de esta naturaleza. Tradicionalmente, hasta aquí al auditor le correspondía realizar los estados financieros y observar que, la valoraciones de cada una de las partidas del balance estuvieran de acuerdo con las normas. El profesional quedaba conforme con una presentación razonable, donde se revelara todo lo que se exigía.

Ante la ley no es responsable, lo único que contempla la Ley de Sociedades Anónimas es que cuando conozca un delito de este tipo lo ponga de inmediato en conocimiento de la superintendencia respectiva. Sin embargo, con los escándalos financieros ocurridos hace algunos años en Estados Unidos, como el caso de Enron y otros, se optó por cambiar radicalmente las normas de auditoría, al punto que se comienza a hacer responsable al auditor del fraude, siempre que pueda comprobarse, algo que no siempre es fácil cuando se comete de manera coludida. Con las nuevas normas, hoy más que nunca los auditores podrán ir a la cárcel.

Al igual que la Comisión de Contabilidad del Colegio de Contadores, la de Auditoría tiene un ambicioso plan respecto de la figura del fraude, además de otorgar una variedad de normas de control de calidad para las firmas de auditores, que no existen en Chile; en el fondo se trata de un cuerpo normativo que indica exactamente qué debe o no debe hacer este profesional, para resguardar la calidad de su trabajo, que incluye, entre otras cosas, capacitación, reclutamiento de los mejores, plan de carrera.

“Nos hemos organizado en varias comisiones y estamos orgullosos de decir que hemos avanzados mucho y que llevamos un 64 por ciento de la tarea terminada. En estos momentos hay tres bloques de normas en difusión hacia las empresas. Estas se despachan y las organizaciones las devuelven con indicaciones, que si corresponden, son consideradas en la redacción final”, señala Pettersen.

Pero no sólo eso, el proyecto incluye también el fortalecimiento de la profesión, para lo cual se creará un esquema parecido al mexicano y norteamericano de certificación profesional, ya que este nuevo sistema evolucionará y es preciso constatar la actualización cada tres años de las personas que ejerzan esta actividad. Al mismo tiempo, resultará clave tomar contacto con las universidades del país para incorporar los cambios curriculares a fin de que las nuevas generaciones egresen con los conocimientos frescos y acabados de las nuevas normativas.

Bajar artículo en formato PDF


[1] Escuela de Contadores Auditores de Santiago, fecha consulta : 30 de Abril de 2008. Disponible en: http://www.ecas.cl/alumnos/noticias/RevolucionContable

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: